Resilencia e imaginación: el lugar silencioso

japanese-pottery-kintsukuroiKintsugi o Kintsukuroi (carpintería/reparación de oro) es una técnica de origen japonés para arreglar fracturas de la cerámica con barniz de resina espolvoreado o mezclado con polvo de oro, plata o platino. Forma parte de una filosofía que plantea que las roturas y reparaciones forman parte de la historia de un objeto y deben mostrarse en lugar de ocultarse, incorporarse y además hacerlo para embellecer el objeto, poniendo de manifiesto su transformación e historia.

¿Qué es la resilencia?

¿Cómo enfrentamos los eventos difíciles que cambian nuestras vidas? ¿Cómo reaccionamos a eventos traumáticos como la muerte de un ser querido, la pérdida del trabajo, una enfermedad difícil, un ataque terrorista y otras situaciones catastróficas?

La resiliencia es la capacidad de afrontar la adversidad saliendo fortalecidos. Incluye conductas, pensamientos y acciones que pueden ser aprendidas y desarrolladas por cualquier persona. Algunos de los factores asociados a ella son:

  • La capacidad de trazar planes realistas y la fortaleza para llevarlos a cabo.
  • Una visión positiva de uno mismo; autoestima y confianza en nuestras capacidades.
  • Asertividad; destrezas en la comunicación y en la resolución de problemas.
  • Inteligencia intrapersonal; aprender a manejar las emociones y los impulsos.

Se considera que las personas más resilientes tienen mayor equilibrio emocional frente a las situaciones de estrés, soportando mejor la presión. Esto les permite una sensación de control frente a los acontecimientos más inesperados, aumentando su habilidad para afrontar posibles retos. En el budismo, por ejemplo, se emplean técnicas para tomar conciencia de la impermanencia intrínseca de la existencia a través de la meditación. Igualmente, en el estoicismo, escuela filosófica griega y grecorromana, para entrenar la resiliencia se practicaba el “praemeditatio malorum” que implicaba un entrenamiento en la adversidad, para anticiparse a ésta a través de la visualización mental de posibles situaciones problemáticas. Algunos autores denominan esta técnica como “visualización negativa”, utilizándose en psicoterapia la llamada “exposición imaginaria”. Este juego mental permite alcanzar una condición emocional concreta a través de la imaginación, es decir, estimulando la visualización creativa de imágenes sugerentes. Por ejemplo, algunos deportistas se concentran en la imagen de la ejecución perfecta de sus movimientos para alcanzar sus metas; o también los trabajadores estresados logran hallar cierto estado de paz (re)creando una escena tranquilizadora en sus mentes, construyendo o recordando “un lugar silencioso”, expresión, por cierto, poetizada por el escritor Peter Handke en uno de sus últimos ensayos para referirse a aquellos cuartos de baño que a lo largo de su vida han supuesto una suerte de espacio para la meditación y el reencuentro con uno mismo.

“A mí me pasa que en según qué compañía el yo enmudece, me quedo sin palabras. Es cuando ha llegado el momento de desaparecer y buscar un lugar silencioso —no tiene que ser el baño—, con algún pretexto, pues allí vuela el habla. Ahí estaba el punto de energía del libro: tienes que apartarte de la sociedad para volver a ser sociable, para que vuelva el lenguaje. Para que puedas hablar contigo mismo. Es muy importante que un hombre pueda hablar consigo mismo. Cuántas veces me ha pasado esto, nada más cerrar una puerta detrás de mí y en mi interior algo empezaba a hablar. Mientras antes, en medio de la gente, estaba sumido en la más absoluta mudez. Hay una diferencia muy grande entre, el silencio y la mudez. Las sociedades de hoy están más amenazadas que nunca por hacer enmudecer al individuo.

Peter Handke, “La invención y la ficción son la verdad”, El País.

albert-einstein-sobre-la-crisis-y-otras-citas-3-728

En sus “Notas autobiográficas”, Albert Einstein describe uno de sus experimentos mentales (Gedankenexperimente) más fructíferos, con el que jugueteó por primera vez cuando tenía dieciséis años. Imaginó cómo sería ir montado en un rayo de luz. Viajando a esas velocidades tan increíbles, la misma velocidad que la misma luz, ¿qué vería uno? ¿Qué aspecto tendría una onda electromagnética? ¿Parecería congelada en su movimiento? ¿Qué pasaría si uno iba montado en un rayo de luz que se alejaba de un reloj? Preguntas como estas estuvieron revoloteando por la cabeza de Einstein durante años, y encontraron una respuesta en 1905, cuando en varias semanas alumbró la teoría especial de la relatividad.

“La imaginación no es una fantasía cualquiera, es el calentamiento de aquello que existe”. Ludwig Hohl.

Todas las personas podemos desarrollar la visualización creativa con cierta práctica y constancia. ¿Cómo? Muy fácil, aplicándola a cualquier objetivo que se desee lograr. Es un soñar despierto: te imaginas o te proyectas en un lugar en el que deseas estar real o fantásticamente. De igual manera, puedes anticiparte mentalmente a una situación, por ejemplo, cuando tienes que hacer la presentación de un proyecto, un examen o acudir a una cita importante y te imaginas haciéndolo antes de que realmente suceda. Este tipo de visualización creativa favorece tanto la consecución de los objetivos planteados, como la asimilación de nuestra falta de control en un mundo en constante cambio. En pocas palabras, visualizar es imaginar, siendo la imaginación fuente infinita de inspiración, creatividad e inteligencia, promoviendo la motivación necesaria para operar los cambios más positivos en tu vida, gracias a un espíritu saludable y una fuerte voluntad de poder.

unnamed2

El crecimiento creativo constituye una parte fundamental de nuestras vidas, siendo la resilencia y la capacidad imaginativa dos de sus pilares esenciales.  Para desarrollar plenamente nuestro potencial es importante establecer relaciones y vínculos sólidos, aceptar el cambio como parte de la vida, desarrollar metas realistas, buscar oportunidades para (re)descubrirte a ti mismo, cultivar la autoestima y mantener las adversidades en perspectiva. Una visión optimista nos predispone para que ocurran cosas buenas: visualiza lo que quieres en vez de preocuparte por lo que temes.

Anuncios

4 thoughts on “Resilencia e imaginación: el lugar silencioso

  1. Muy entretenido e interesante, como siempre son vuestros artículos, En hora buena!…
    Yo añadiría la capacidad de ser espectador de uno mismo, visualizar el objetivo está bien, sentir y desear que lo puedes alcanzar también, pero verse en tercera persona como se consigue ayuda a observar el entorno.
    En cuanto a la capacidad de adaptación y resistencia, yo creo que son los pilares de la vida. Esta última es cambio y como tal supone una constante adaptación, aprendizaje y aceptación. Si lo bonito de los ríos es verlos fluir y el agua estancada se acaba pudriendo… lo mismo le sucede a nuestro devenir; si se estanca… malo!
    En fin, ánimo con esas entradas.
    Un saludo y felices fiestas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s