¿Mente llena o mente plena? Mindfulness “hype”

Mixed race businesswoman practicing yoga in busy urban crosswalk
¿Meditar en la vorágine de una ciudad?

El término japonés Zen, en chino Chan, proviene de la palabra sánscrita Dhyana, que significa “meditación”. La meditación, práctica fundamental en el budismo, no ha sido nunca propiedad exclusiva de ninguna tradición.

La meditación es una confrontación directa con el momento presente y puede producir una compresión profunda de la naturaleza verdadera de la realidad. Despertar a la penetración no conceptual, no dual, es llegar al mismo límite del pensamiento y finalmente más allá.

El Zen Rinzai, llevado a Japón desde China por el monje Eisai en el año 1191, es partidario del uso de koanes (literalmente: historias didácticas) para confundir a la mente y provocar la comprensión directa. De las miles de preguntas y anécdotas, a menudo elusivas y paradójicas, quizás las más conocidas en Occidente son: “¿cuál es el sonido de una mano que aplaude?” y “¿cuál era tu cara original antes de que tus padres nacieran?” Aunque no existe una respuesta correcta, la confrontación constante con el koan (ante la mirada de un maestro que nos guíe) puede despertar algo en nuestro espíritu. Este proceso podría recordarnos al método aplicado por Sócrates a través del cual el maestro hace que el alumno, por medio de preguntas, vaya des-cubriendo conocimientos latentes. Precisamente, la mayéutica (del griego maieutiké, “técnica de asistir en los partos”) desencadena mediante la formulación de interrogantes del método socrático, la iluminación (concepto que nos sonará también por un tal Siddharta Gautama), donde la verdad nace del interior del mismo individuo.

¿MENTE PLENA O LLENA?

Es mucho lo que últimamente se oye sobre el mindfulness pero, ¿queda realmente claro el verdadero valor y significado de la atención plena?,  ¿podría tratarse de una mera moda pasajera? Es un término que indudablemente está de moda: cada vez son más los que se están sumando a esta corriente, habiéndose multiplicado la demanda en pocos años. Tal es el “hype” que existe en torno a la cultura oriental en Occidente que a menudo se transforma la esencia de ésta en simples productos de consumo: las complejidades se diluyen en pos de una generalización fácilmente asumible por las masas, que tiende a anular las particularidades más genuinas y significantes.

En realidad, no es un concepto nuevo. En las tradiciones orientales ya se hablaba hace siglos de esta “claridad mental”: la práctica del Zen es la práctica de la atención plena, mas la práctica de la atención plena no es la práctica del Zen.

Sentarse en silencio y observar tu mente te da una perspectiva diferente de la vida. Te permite ver cómo tus pensamientos van y vienen, surgen y pasan a través de tu consciencia. La observación de ese fluir es una habilidad que la meditación mejora, siendo intensa la práctica de la atención plena durante la meditación y más intermitente durante el resto del día.

mindfullormindful
Mente llena “full” vs. Mente plena

La filosofía Zen enseña a no estar preocupados por nuestro despertar o des-cubrir, pero sí a dedicar todos nuestros esfuerzos a la apertura para alcanzar esa “iluminación” reveladora. El mindfulness, por otro lado, tiende a centrar su acción en mirar nuestras mentes con compasión, sin juzgar, manteniendo una actitud serena y neutral en el momento presente (aquí y ahora).

De esta forma, la esencia espiritual de trascendencia del Zen se diferencia de toda esta corriente actual en la contextualización de estas ideas en nuestra cultura occidental por medio del paradigma científico, para estudiar los beneficios que aporta dentro de nuestro sistema. Peca ciertamente de un pragmatismo estructural que propicia un tono conformista que sostiene el status quo.

Sin duda, una actitud compasiva nos salva de autoflagelaciones, culpas y remordimientos que pueden bloquear la energía, causando desórdenes en nuestra salud (tal y cómo señalábamos en la anterior entrada). Pero además, la atención plena nos ayuda a ser conscientes de los contenidos de esos diálogos internos a través de una introspección activa, no solo contemplativa. Con consciencia y compasión, la atención plena nos ayuda a cambiar hábitos mentales que nos causan estrés y ansiedad.

Identificar los síntomas de estrés en el momento en el que aparecen y darnos cuenta de nuestras reacciones automáticas e inconscientes que se disparan, para a posteriori indagar sobre la causa de tal malestar y así enfrentarnos a la raíz del problema, proponiendo soluciones trascendentes y radicales.

287699399-meditacion-yoga-manager-ropa-de-negocios.jpg

Por medio de las técnicas utilizadas en la práctica formal de la meditación y/o mindfulness, podemos crear en nuestro cerebro estados temporales de activación que, con un ejercicio regular, pueden estabilizarse a largo plazo y consolidarse, incidiendo en nuestra neuroplasticidad. En este sentido, algunos experimentos realizados por expertos, como Britta Hölzel (especialista en neurociencia en el Departamento de Neurorradiología de la Universidad Técnica de Múnich), sugieren que, siguiendo una rutina de meditación de media hora al dia durante ocho semanas, aumenta la concentración de materia gris en regiones del cerebro que están asociadas a funciones como la memoria, el aprendizaje y la regulación emocional.

En definitiva, estar más atentos a nuestra propia experiencia cotidiana resulta positivo. Vivir un poco más despiertos, sin dejarnos llevar por esos automatismos que secuestran tanto nuestra atención, como nuestros modos de pensar, sentir o comportarnos, resulta más que necesario. Solo así evitaremos convertirnos en zombis, a merced de una mente llena de pensamientos negativos incontrolables, en vez de plena y activamente feliz.

(P.D: desde aquí agradecemos especialmente la colaboración de Canal Buda como fuente de gran generosidad en materia de conocimientos budistas, ¡gracias!)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s