La creatividad en tus manos: Tacto-Terapia

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Tanto los síntomas físicos como los mentales, son parte de un mismo sistema energético. En ciertas psicoterapias profundas se integra la intervención sobre el Sistema Nervioso Vegetativo-Sistema Neuromuscular junto con el Análisis del Carácter, desde una visión biopsicosocial de la salud. Cabe destacar la Vegetoterapia (y, posteriormente, Orgonomía) desarrollada por Wilhelm Reich en 1936 en Berlín, denominada así por su forma de adaptar el psicoanálisis, habiendo introducido modificaciones importantes tanto en la teoría como en las técnicas, para abordar el desbloqueo emocional mediante intervenciones corporales puntuales, movimientos expresivos y ejercicios de respiración, convirtiéndose en el gérmen de las denominadas posteriormente “psicoterapias corporales”.

El cuerpo, la postura y el movimiento nos aproximan a la complejidad de un equilibrio flexible entre fuerza (contracción) y relajamiento (expansión), para alcanzar en nuestras vidas la armonía (salud). El trabajo psico-corporal es la vía; necesitamos comprender nuestro cuerpo y su lenguaje, ya que cuando la energía no fluye armónicamente se da la enfermedad. Todo síntoma físico tiene una repercusión emocional-mental y viceversa; para Reich no existe una dualidad mente-cuerpo, sino una flexibilidad sutil entre lo físico y lo emocional. Lo que se opone a este fluir armónico es la “coraza corporal” (formada por tensiones musculares crónicas, mantenidas por el sistema nervioso simpático), la cual no permite el proceso natural de expansión-contracción. Esta coraza significa inevitablemente una disminución de la movilidad psíquica, operando conforme al principio del placer-displacer: en situaciones poco placenteras la coraza aumenta, en situaciones placenteras disminuye.

Patate_1977_c332 - realizzazione, foto d'insieme
Giuseppe Penone, “Patatas”, 1977.

La creación de esta armadura o coraza defensiva tiene por objeto contener la angustia y las emociones reprimidas, con la consiguiente pérdida de “contacto” con el yo biológico, con los propios deseos y necesidades; así como los rasgos caracteriales (defensas psíquicas y conductuales) facilitan el predominio del rol adaptativo sobre la función natural. Por tanto, el estado de “enfermedad” suele ser lo habitual en este ecosistema social, aunque a veces no se manifieste en síntomas clínicos visibles, sino en sensación de vacío existencial, angustia vital, miedos, ansiedad, insatisfacción e incapacidad de placer.

TACTO-TERAPIA (Y ARTE)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

“A medida que avanzaba aprendía más sobre mi propio cuerpo que sobre la superficie del muro. Era como caminar en mi piel y caminar en la piel del espacio.”

G. Penone, La imagen del tacto, p. 4.

Mediante una lectura táctil de la realidad, el artista Giuseppe Penone, utilizando como laboratorio el cuerpo humano, desarrolla su actividad en torno a una holística convicción de que compartimos la esencia de la naturaleza. Así, desde finales de los sesenta quiso ser río tallando piedras a imitación de los cantos rodados, ser árbol repitiendo el bosque, ser viento dejando la huella de su aliento sobre el follaje y ser paisaje descubriendo los accidentes de su propia piel, del interior del cráneo… Su trabajo no consiste tanto en la exposición de su propio cuerpo a los elementos, que es algo que inevitablemente todos hacemos, sino en saber que esa exposición existe, poniéndola de manifiesto, “peinando la realidad a contra-pelo”, haciéndola “palpable” en el sentido de que sus obras son a menudo más táctiles que visuales, a veces fruto de un proceso en cuyo origen estuvo el contacto con la piel.

“La piel de nuestro cuerpo delinea nuestra identidad física; es lo que nos separa del mundo exterior. Cuando tocamos las cosas que nos rodean, nuestra piel cambia de forma y tiende a adaptarse a la de la cosa que tocamos. Dejamos un infinito número de huellas y marcas de nuestra piel en todo lo que nos rodea. Estas marcas e imágenes son involuntarias, animales, pero son únicas y dan testimonio de nuestra individualidad (…). En nuestra piel portamos la imagen del universo.”

G. Penone.

dsc_0297
G. Penone. Dibujo a partir de huella dactilar, 1994.

 

Dentro de nuestros talleres grupales de arte-terapia (Crecimiento Creativo) exploramos precisamente maneras de potenciar la expresión y comunicación de la unicidad de cada persona, proponiendo juegos y experimentos artísticos que desbloqueen esa energía creativa latente, comprimida tras una “coraza”, en nuestro interior. Además, la cooperación y el intercambio de ideas en grupos promueve un sentido de identidad y pertenencia empática y múltiple.

camilo_giuseppe-penone_ouevre_031
G. Penone. “Matriz de savia”. Abeto cortado por la mitad, savia y arcilla. 2009.

La arcilla puede ser utilizada en la terapia grupal para fomentar las habilidades sociales, estimulando una expresión catártica e interrelacional de nuestros sentimientos.

Sabemos que el sentido del tacto es nuestro modo primario de comunicación: desde el momento del nacimiento, el tacto es la forma en que nos relacionamos con nuestro entorno, permitiendo el desarrollo de vínculos entre el bebé y su madre (o cuidadores principales) con el fin de satisfacer las necesidades básicas de éste. Además, se ha evidenciado que el desarrollo escaso de un apego temprano, puede resultar perjudicial para el niño emocionalmente, generando dificultades afectivas interpersonales, así como importantes desequilibrios y bloqueos psíquicos durante la vida adulta.

Lyanne Souter-Anderson (Touching Clay: Touching What?: The Use of Clay in Therapy, 2010) señala que muchos terapeutas ven la relación de sus clientes con la arcilla como una metáfora de las relaciones de apego con diferentes personas en sus vidas. La arcilla resulta particularmente útil cuando se exploran los sentimientos de ira, actuando como catalizador de emociones y sentimientos negativos en el individuo.

Bajo este enfoque humanista, nuestros Talleres de Creación Artística-Terapeútica se orientan de manera guestáltica, holística, centrándonos en la persona y sus particularidades. Podemos decir que nuestros ejes de trabajo son la atención a las emociones y al lenguaje no verbal, dando gran importancia a la experiencia sensorial del cuerpo (gestos y expresiones), así como a la puesta en marcha de actitudes saludables, considerando siempre el potencial innato de cada uno. La obra “artística” creada ejerce de mediadora en la relación entre terapeuta y cliente: sumergirse en ella es encontrar en sus formas y sentidos un todo, posibilitando destrabar la energía bloqueada que se encuentra en las guesltalten inacabadas. La actividad creativa es una forma de autoconocimiento, tendiente al proceso homeostático (Arias y Vargas, 2003), que nos lleva a experimentar una amplia gama de estados de conciencia, en algunos de los cuales la identidad puede ir más allá de los límites habituales del ego y de la personalidad. (Castellano, 1982)

En los últimos años, desde el ámbito de la salud, se está concibiendo al ser humano como un ser además de psico-social, también espiritual. Atendiendo a la definición que proporciona la OMS, podemos señalar que la salud es: “un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”. De esta forma, la salud espiritual (que puede incluir o no un componente religioso), constituye una de las cuatro dimensiones del bienestar según el Organismo Mundial de la Salud, incluyendo la física, social y mental. Para finalizar, os dejamos un sugerente fragmento de la descripción sobre la dimensión espiritual articulada en 1991 por la Asamblea de la Salud:

“La dimensión espiritual se entiende que implica un fenómeno que no es de naturaleza material, sino que pertenece a la esfera de las ideas, las creencias, los valores y la ética que ha surgido en la mente y en la conciencia de los seres humanos (…). Ideas trascendentales que han dado lugar a ideales de salud, que a su vez han conducido a una estrategia práctica de salud para todos y todas que tiene como objetivo la consecución de una meta que tiene tanto un componente material como no-material. Si el aspecto material de la estrategia se puede proporcionar a las personas, lo espiritual es algo que tiene que surgir de éstas y de sus comunidades, de acuerdo a sus patrones sociales y culturales. La dimensión espiritual juega un gran papel para motivar el alcance de los futuros logros y éxitos de cada persona en todos los ámbitos de su vida.”

Anuncios

One thought on “La creatividad en tus manos: Tacto-Terapia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s