Rutinas que sientan bien

la-rutina

La rutina se ha convertido en esa palabra indigesta que a muchos les hace levantarse de mal humor cada mañana. “Cómo sobrellevar la vuelta a la rutina”, es el típico titular que tiñe las páginas de los diarios al regreso de vacaciones. Sin embargo, pocas personas se hacen eco de los beneficios que reporta la rutina.

¿Por qué es importante establecer una rutina? Porque mantener unos hábitos permite afrontar el mundo de manera organizada, estructurada, lo que aumenta el control en el día a día y, por tanto, aporta seguridad. Así lo recomiendan como apoyo en diversos trastornos emocionales, al igual que se aconseja a los padres a la hora de educar a sus hijos, y así nos ocurre a todos, aunque muchas veces nos oigan barruntar sobre la detestada rutina.

Pero vamos más allá. Estudios recientes han puesto de manifiesto que las regularidades triviales de nuestra vida pueden contribuir, y mucho, a darle sentido y significado general. De hecho, la coherencia que aporta la rutina es uno de los ingredientes básicos del bienestar, junto a la sustancia (la vida tiene sentido cuando se la considera importante) y la finalidad. Así lo señalan Heintzelman y King, quienes añaden que los individuos que, según una encuesta sobre hábitos cotidianos, “prácticamente todos los días hacían las mismas cosas” hallaban la vida más sustanciosa, incluso si se tenían en cuenta aspectos como la atención consciente, la positividad o la religiosidad.

“Resulta un poco chocante la idea de que los hábitos corrientes puedan aportar sentido. Históricamente, no ha sido así como se ha pensado sobre el sentido y significado de la vida; es como si esta noción hubiera sido apeada de su pedestal”, considera Heintzelman.

Heintzelman sugiere que podemos encontrar sentido a la vida si mantenemos la oficina ordenada, nos atenemos diariamente a un horario, celebramos cenas o reuniones semanales con los amigos o vamos todos los días al trabajo por el mismo camino. La coherencia de una vida ordenada pone los cimientos para empresas más altas; otro tanto vale para los aspectos de finalidad e importancia.

Referencias:

Heintzelman, S. J., & King,L. A. (inpress). Life is Pretty Meaningful. American Psychologist. Disponible en https://www.researchgate.net/profile/Laura_King5/publication/257935202_Life_Is_Pretty_Meaningful/links/00b495265344045022000000.pdf
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s